El barril local de petróleo ya no es mas criollo

Compartir en..
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Por:  Fernando Schpoliansky (*) – El gobernador de Neuquén Omar Gutiérrez sabe íntimamente que la desaparición del precio sostén que impulsa el gobierno nacional podría hacer caer el nivel de perforación en proyectos claves como Vaca Muerta y con él impactar en la generación de empleo genuino y en los ingresos por regalías de petróleo en nuestra provincia.

El barril criollo se pensó durante el gobierno nacional anterior, como medida de coyuntura para sostener la actividad, alentando la inversión y producción locales para recuperar el autoabastecimiento en un contexto de caída en los valores internacionales. Nadie imaginó que el petróleo iba a disminuir tanto su cotización en el mercado y que su baja iba a ser tan prolongada en el tiempo.

La idea de un recorte progresivo no sólo buscaba evitar tensiones políticas. También perseguía el fin de enviar un mensaje a los sindicatos. Argentina, al liberar el mercado por completo, puede correr el riesgo de la pérdida de puestos de empleo y generar una creciente necesidad de divisas para financiar las importaciones. Ese escenario suma presiones para la estabilidad macroeconómica. Son muy pocos los yacimientos en el país que pueden sostener su actividad con un crudo a los valores actuales de mercado.

Pero, lo que es peor, es prácticamente imposible que surjan nuevos proyectos con ese precio. Sólo para tener una referencia, el ex CEO de YPF, Miguel Galuccio, esperaba que para esta época del desarrollo de Loma Campana, la cotización del crudo superara los 100 dólares.

La convergencia definitiva con los valores internacionales estaba prevista para fin de año pero el Ministerio de Energía finalizó de manera anticipada el acuerdo informal que permitía supervisar la magnitud de los aumentos en los surtidores una vez por trimestre.

El Gobierno nacional anunció que a partir del 1 de octubre quedará suspendido el acuerdo alcanzado entre las compañías productoras de petróleo y refinadoras por lo cual quedará liberado el precio de los combustibles en el mercado interno.

Es decir que a partir de esta decisión y a partir de esa fecha, el precio de los combustibles líquidos lo va a decidir el mercado a partir de la variación de la cotización internacional del crudo y los movimientos del tipo de cambio. Vale decir entonces que serán las empresas las que van a tomar sus propias decisiones de que hacer entre productores y refinadores.

Sobre que pasará con los precios que adoptarán las petroleras a partir del 01 de octubre, probablemente aumenten sus valores, ya que es factible que se produzca una eventual cartelización de parte de las petroleras con el objetivo de fijar precios. Quienes conocen el accionar de las petroleras anticipan que los precios serán inflexibles a la baja. El argumento corporativo es que, incluso cuando no se mueven los precios internacionales del crudo, no logran compensar el impacto de la devaluación sobre sus costos. Por eso esperan que las pizarras de las estaciones de servicio muestren nuevas subas en los próximos meses. Cuestión que seguramente la dejarán para luego de las elecciones generales del 22 por una cuestión netamente electoral.

(*) Fernando Schpoliansky

Contador Público – Posgrado en Economía Social

Concejal Neuquén por el Frente Neuquino

http://www.vacamuerta.com.ar/el-barril-local-de-petroleo-ya-no-es-mas-criollo/