Las Carmelitas Descalzas ya cuentan con un terreno donde construir viviendas para las mujeres trans

Compartir en..
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
El municipio entrego un terreno en el barrio Confluencia a la congregación de las Carmelitas Descalzas, acompañando el sueño de construir monoambientes para que mujeres trans tengan una vivienda digna.

El lote está ubicado en Böerr, entre Tronador y Paimún, con una superficie estimada de 800 metros cuadrados. “Estamos dando buen destino a la tierra pública y desde el municipio seguiremos apoyando poniendo a disposición a nuestros profesionales de la secretaría de Obras Públicas para confeccionar los planos de las viviendas”, anticipó Quiroga.

La hermana Mónica Astorga, del Monasterio de las Carmelitas Descalzas, quien por su tarea ha recibido reconocimientos a nivel nacional e internacional, agradeció el apoyo y contó que “es una lucha constante conseguir algo para las chicas” porque “puedo asegurar que este colectivo es el más maltratado y marginado de todos” de la sociedad.

Confesó que su compromiso nació hace once años “cuando le pregunté a Kathy por sus sueños y me dijo que era tener una cama limpia para morir. Después de eso no podía dormir en paz, no podía ir a mi cuarto y estar tranquilita y calentita pensando que ellas salían a la ruta y no sabían si volvían por el frío, por las enfermedades o por los mismos clientes que las explotan y las matan”.

“Desde allí me puse en esta lucha y golpear todas las puertas, cuesta” porque a tantos años “en Neuquén solamente tenemos dos chicas trans trabajando en blanco, sino le generamos el trabajo no lo tienen, el resto sigue siendo marginada”, lamentó.

“El proyecto es construir 15 casitas para la que quieran, porque algunas también eligen seguir en la calle, se las respeta y acompaña pero las que quieran vivir de otra manera tienen esta oportunidad”, mencionó y dijo que Provincia prometió colaborar con las primeras tres.

“Es en apoyo a esta bandera que lleva adelante Mónica de trabajar, de ayudar y de proteger a un grupo de personas que ve sus derechos básicos afectados muchas veces por inobservancia del Estado y muchas veces también por prejuicios de los vecinos. Ese derecho vulnerado es el acceso a la vivienda”, mencionó. “Cuando Pechi se enteró nos dio la instrucción de colaborar a pleno y lo seguiremos haciendo en función de que este proyecto llegue a buen término”, añadió.

“En los últimos días cuando fueron a visitar el terreno se encontraron con algunos vecinos que se oponían a este desarrollo pero también, hay que decir la verdad, era una minoría, y a ciencia cierta muchos se acercaron y colaboraron y no tengo ninguna duda de que vamos a avanzar en una muy buena convivencia”, aseguró.

En este sentido Quiroga compartió que los prejuicios parten de la base de la ignorancia de no conocer al otro al tiempo que valoró la iniciativa de la hermana de hablar con los vecinos que manifestaban una preocupación. “Se está haciendo algo bueno para un grupo de vecinos y si está bien para un grupo de vecinos es para toda la ciudad”, declaró.

javaversion1