Los centros de transferencia recibieron en un año 40 mil toneladas de residuos voluminosos

Compartir en..
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Los dos centros de transferencia que dispuso la Municipalidad para que los vecinos depositen sus residuos voluminosos se afianzaron como puntos de descarga de basura, y en su segundo año de permanencia recibieron, entre ambos, 40 mil toneladas de residuos.

“Es un servicio exitoso y no nos deja de sorprender como se convirtieron en lugares que los vecinos usan permanentemente”, dijo el subsecretario de Limpieza Urbana, Cristian Haspert.

En total en 2017 ingresaron 61.517 vehículos. “Tuvimos 29.015 contabilizados en el centro de barrio Belgrano en José Rosa 750 que recibe mucho de lo que es la zona este de la ciudad, y en Novella y Quimey, que abarca el radio de la zona oeste, ingresaron 32.507 ”, comentó Haspert.

Respecto a las toneladas de basura detalló que del oeste se recolectaron 22 mil, y del este 18 mil. “Estos centros de transferencia nacieron para desalentar microbasurales que se formaban en distintos barrios”, dijo Haspert.

“No solo vemos que traen restos de lavarropas, cocinas, termotanques, sino también por ejemplo lonas de pileta, ramas en los momentos de poda, escombros, y todos los residuos voluminosos que se van acumlando en los patios de las casas y que también son los que juntamos en cada uno de los operativos Puerta a Puerta”, describió el funcionario.

Contó que a medida que fueron pasando los meses de 2017 la cantidad de vehículos ingresados fue aumentando, “el promedio mensual alcanza los dos mil, tuvimos meses con tres mil, y por ejemplo en diciembre cerró con 4.992 en el oeste, y 3.752 en el este”

“En Godoy estamos batiendo récords y no solo entran autos, sino camionetas y también incluimos los taxiflet dado que hay vecinos los llaman para deshacerse de lavarropas, termotanques, residuos grandes que ellos no pueden llevar, y los contratan para el traslado”, describió el subsecretario.

“Nuestro objetivo es lograr una ciudad mas limpia y ordenada”, dijo Haspert. “Ahora tienen un lugar fijo, controlado y gratuito. Antes teníamos los contenedores distribuidos en la ciudad y los prendían fuego no sé con qué fin, y esto ocasionaba mucho daño a los vecinos que vivían en la zona”, comentó.

Los centros de transferencia están abiertos los siete días de la semana, “inclusive los domingos y feriados porque observamos que son días de mucho movimiento porque los vecinos se toman su tiempo para limpiar y llevar los residuos hasta estos centros”, comentó el funcionario quien recordó que el horario de atención es de 8 a 19.

En este contexto, Haspert anunció que se está estudiando la posibilidad de agregar un tercero en la zona este, “queremos incentivar y captar a los que aún no lo usan. Es un trámite muy fácil, van dejan los datos del auto, y el nombre, apellido y barrio el que viene cada vecinos y con esto ya pueden dejar sus cosas”.

Por otro lado dijo que para quienes llevan basura electrónica hay cajuelas diferenciadas, “todo lo que tenga que esté dentro de estos residuos denominados RAE se pueden acercar y los empleados municipales van a asesorar donde dejarla”.

Por último aclaró que “todo lo que llega va al Complejo Ambiental que es donde debe terminar toda la basura”, dijo y destacó que todo lo que son residuos electrónicos tienen en el CAN su tratamiento especial.