Realidad virtual para pacientes de cáncer tratados con quimioterapia

Compartir en..
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha presentado su programa piloto con gafas de realidad virtual para que los pacientes en tratamiento se “aislen” de la realidad.

Mariana y Concha tienen 64 años y padecen cáncer, la primera de estómago y la segunda de ovarios. Mariana apenas acaba de empezar su primer ciclo de quimioterapia y aún le queda todo el camino de la lucha contra el cáncer por recorrer, mientras que Cocha está en su último día del ciclo. Pero ambas han podido disfrutar este miércoles del programa piloto que acaba de poner en marcha la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) esta misma semana: realidad virtual para sobrellevar la quimioterapia.

Esta mañana ninguna de las dos sabía que iban a probar este miércoles las gafas de realidad virtual de la AECC mientras esperan a que el tratamiento recorra sus cuerpos. Las esperas pueden ser largas cuando te pasas cinco horas como Mariana o hasta las siete que ha llegado a tener que pasar Concha en la sala de día del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Pero ¿por qué gafas de realidad virtual y no una simple tableta con la que pasar el tiempo? Para los especialistas la diferencia es clara: en el caso de la tableta te aisla “relativamente”, tal y como ha señalado el doctor Antonio Crespo, director de Tecnología y Desarollo Digital de la AECC. “Un paciente con las gafas de realidad virtual está metido en otra realidad. Necesitan una desconexión que la realidad virtual les ofrece”, añade. Por su parte, el doctor Pedro Pérez Segura, jefe del serviocio de Oncología Médica del San Carlos, apunta que este proyecto no es simplemente una “herramienta de entretenimiento” sino de “aislamiento de la percepción negativa de la realidad”. “Por eso se aplica de esta manera”, afirma el doctor Pérez.

Durante tres meses se van a realizar pruebas en este hospital madrileño con dos gafas de realidad virtual, aunque se aumentarán hasta cinco, que cada paciente podrá disfrutar durante 40 minutos. Tras esto, los voluntarios de AECC limpiarán las gafas, ya que los pacientes con cáncer tienen el sistema inmune muy debilitado por el tratamiento, y se la entregarán a otra persona para que también pueda hacer uso de ellas. Las personas voluntarias de la asociación, además, se quedarán atentas por si hay problemas técnicos pero, sobre todo, por si el paciente se marea y hay que ayudarle a quitárselas.

Luchar contra la ansiedad

No es una herramienta de entretenimiento porque lo que esperan conseguir desde AECC y el hospital es que los pacientes no solo lidien con las horas de espera sino también con la ansiedad que crea este tipo de tratamientos. Mariana, por ejemplo, esta misma mañana estaba “muy nerviosa”, tal y como ha señalado a Hipertextual su marido. Pero a pesar del tratamiento (y de la prensa), Mariana no paraba de sonreír mientras hacía una ruta por Europa y visitaba algunos paisajes de la geografía española.

Aproximadamente el 50% de los pacientes de cáncer presentan sintomatología de ansiedad. “En AECC hemos atendido este año a 3.500 personas con cáncer que padecían ansiedad”, ha explicado Eva Béjar, coordinadora de Psicología Asistencial de AECC, durante la rueda de prensa celebrada este miércoles en el Hospital Clínico San Carlos.

Las gafas de realidad virtual funcionan con un móvil al que, por tecnología NFC, se reproduce un contenido u otro. Las tarjetas son variadas, aunque todavía no son muchas: viaje por Europa, playas, bosques españoles, conciertos de música clásica… Además, también se incluyen unos cascos en el kit para que los pacientes puedan aislarse del todo y escuchen el ruido de las olas o la tranquilidad de los bosques. Estas imágenes y sonidos pueden ayudar a los pacientes a relajarse ante toda la ansiedad que produce el tratamiento de quimioterapia: “Esto te alegra, piensas que puedes ir y te da fuerzas”, comenta Concha a Hipertextual mientras le ponen otro contenido en sus gafas.

Aislarse de lo que pasa al rededor es la clave. El uso de estas gafas lleva a los enfermos a una realidad tan diferente que no solo cambia su percepción del tiempo sino también la que tienen del dolor, que se “ha demostrado” en varias ocasiones que es “subjetivo”, tal y como afirma Béjar. “Hemos empezado este lunes, pero ya hemos visto un ejemplo de esto. Un paciente estaba inmerso en sus gafas de realidad virtual y ni siquiera se enteró de que le hicieron un cambio de catéter”, explica Crespo.

Fuente: Hipertextual.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *