Tras denuncia de Quiroga, acusan por defraudación a ex empleados del Tribunal de Faltas que borraban multas

Compartir en..
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
La Unidad Fiscal de Delitos Patrimoniales realizó la formulación de cargos contra los ex empleados municipales del Tribunal de Faltas que fueron acusados de eliminar multas y emitir certificados de libre deuda de manera irregular.

El fiscal Marcelo Jara les imputó el delito de defraudación doblemente agravado por ser cometido por funcionarios públicos y en perjuicio de la administración pública, en calidad de coautores, previsto y penado en los artículos 45 y 173, incisos 16 y 174 del Código Penal.

El apoderado legal del municipio, Javier Pino, detalló que “al tratarse de delitos cometidos por funcionarios públicos, las penas superan los 3 años y no se puede aplicar la probation por lo que, en caso de producirse las condenas, serán de cumplimiento efectivo”.

Son tres las personas acusadas: José Riffo, Verónica Pino y Matías Basílico. En el caso de Riffo era empleado de planta permanente y el intendente Horacio Quiroga –mediante la realización de un sumario- determinó la suspensión sin goce de haberes hasta que se conozca el fallo judicial, mientras que Pino y Basílico eran contratados por lo que de manera inmediata se dejó sin efecto el vínculo laboral con el municipio.

Riffo se presentó a la audiencia de formulación de cargos realizada en abril, mientras que Pino estuvo prófuga, se presentó y hoy se hizo la acusación del fiscal Jara. En el caso de Basílico, sigue prófugo y se dictó su pedido de captura nacional e internacional.

La investigación judicial pudo determinar que las tres personas, mientras se desempeñaron como empleados del Juzgado N°1 del Tribunal de Faltas, a través de las cuentas oficiales que tenían asignadas, alteraron los registros informáticos “que permitieron, como consecuencia de dichas modificaciones, la emisión de libre deuda, supresiones de deudas o modificaciones de estados procesales”.

La fiscalía pudo comprobar un perjuicio al erario público de al menos $142.002, ya que la maniobra defraudatoria “se complementa con actos posteriores que en muchos casos consistieron en volver a reinsertar los datos verídicos –una vez concretado el objetivo perseguido- de manera de dificultar y ocultar las modificaciones llevadas a cabo”.

La maniobra fue descubierta en octubre de 2016 y la denuncia fue presentada por el intendente Quiroga en conjunto con la titular del Juzgado N°1, Gabriela Del Campo.


testing5566